Madreselva (Waldorf): Creciendo juntos al ritmo de la naturaleza

La lumbre convierte en confortable la habitación diáfana en la que se encuentra y propicia un ambiente de recogimiento que invita a conectar con la luz interior. A su alrededor,  una docena de niños juega despreocupadamente, cada uno de ellos inmerso en una actividad que ha elegido libremente. En una gran mesa, unos cuantos elaboran la masa de galletas que están preparando para la Fiesta del Farol, que se celebrara esa tarde con los padres. Tienen entre tres y seis años y son perfectamente autónomos, interactúan entre ellos con respeto y una radiante vitalidad, no tienen reparos en preguntar y en contar qué hacen y cómo viven. Es, dese luego, una escuela muy diferente.

Para seguir leyendo, descarga el PDF:Waldorf

(Foto: Rueda Villaverde)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *