La naturaleza supera la trampa del fuego

Quien llegue hoy hasta la sierra de Las Trampas, en Villanueva de San Carlos, contempla un paisaje compuesto de suaves lomas cubiertas de cereal y salpicadas de matorral, que se hace más denso según avanza en altura. Las vacas pastan tranquilamente y los cazadores esperan a que los venados aparezcan entre los matorrales más altos. nadie diría que hace cinco años esta misma zona era un gran cenicero de más de mil hectáreas con el suelo y el cielo teñidos de gris del humo y el rojo de las llamas.

Para leer más, descarga el PDF: incendio Vva de San Carlos

(Fotos: Rueda Villaverde y Pilar García Manzanares)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *