En contra de los libros de texto

La conversación de estos días gira en torno a los gastos del comienzo del curso escolar, la mayor parte para libros de texto y el resto para material de todo tipo. La inercia de años de sistema educativo anquilosado hace que nos hayamos acostumbrado a obedecer y no caigamos en la cuenta de que los primeros no son obligatorios, aunque nos hayan hecho creer que sí. Cabe la revolución por parte de los
maestros y profesores, así como por las familias.

Para seguir leyendo, descarga el PDF: Opinión – Contra los libros de texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *