Contra la barbarie, educación

La educación es un arma que actúa lentamente, de forma silenciosa pero eficaz. Me refiero a la educación que no se encuentra necesariamente en los libros, sino en las personas, aquellas que saben transmitir el amor a la vida y el respeto al ser humano, que logran despertar el interés por la bella diversidad del mundo, con todos sus paisajes, sus gentes, sus culturas, sus religiones y sus ideas. Educar para la convivencia y el crecimiento personal y social debe ser mucho más que una ‘coletilla’ que se emplee indiscriminadamente para quedar bien. Tiene que ser una realidad ya.

Para seguir leyendo, descarga el PDF: Opinión: barbarie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *