Contra el flujo de droga en la A4

Varias señales advierten de que la velocidad máxima permitida en la A-4 comienza a descender: 100, 80, 60, 40… así hasta llegar a un paso estrecho, entre conos de color naranja, donde un guardia uniformado, acompañado de otro armado, pregunta a los ocupantes del vehículo por su lugar de destino. Que la marcha prosiga o que se les solicite girar a la derecha para ser registrados depende solo de que el seleccionador vislumbre una duda, sospeche de un gesto o crea que se cumple un determinado perfil.

Si quieres leer más, descarga el PDF: Control antidroga

(Fotos: Rueda Villaverde)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *