Más vulnerabilidad en los barrios gitanos

La recogida de chatarra da de comer a la decena de bocas que pasan a lo largo del día por la casa de Dolores: cinco hijos, sus nietos, su marido Pedro y ella. «No puedo salir, me dan 15 euros para poder comer, con el camión parado en casa, a ver qué hago», contaba uno de tantos días del confinamiento a La Tribuna, por teléfono, angustiada pero sin perder el humor. Vive en La Granja, uno de los barrios que concentra mayor población gitana. «Ya lo tenía difícil pero no me faltaba para comer, ahora nos da el cura, las hermanas de la Cruz, una poquita paga que tengo… pero en cuanto pago agua y luz se va todo», narra. «Ni lejía tenía para fregar». Continúa leyendo Más vulnerabilidad en los barrios gitanos

En memoria de Amparo Gadea

La farmacia era su vida. Amparo Gadea era una trabajadora incansable que, a un año de jubilarse, seguía formándose en todo lo relativo a la botica. «Se sentía muy afortunada por poder dedicarse a un trabajo que le gustaba tanto». Habla Marta Vaquerizo, su hija, que ha seguido los pasos profesionales de sus padres. Continúa leyendo En memoria de Amparo Gadea