Infancia: no son héroes, son víctimas

Se ha llamado héroes a los más pequeños por su ejemplar comportamiento, asumiendo que el mundo que conocían, de por sí es hostil, se ha derrumbado a su alrededor. Se han visto privados de colegio, extraescolares, actividades al aire libre y abuelos, que son algunos de sus pilares junto con la protección de sus padres. Aunque fueron los primeros en ‘dar paseos’, han sido casi los últimos en incorporarse a la nueva normalidad y aún no sabemos cómo volverán a ver a sus amigos y amigas en septiembre. Continúa leyendo Infancia: no son héroes, son víctimas

Éramos privilegiados

Cada mañana, los afortunados dudamos un momento si estamos viviendo una pesadilla o si despertamos a la realidad. Nos frotamos los ojos y aterrizamos en un mundo desconocido, como un futuro distópico que de repente es presente. Si algo me acompaña estos días, pese a la sensación de vivir un infierno al que no sé cómo he llegado (porque yo hace poco más de una semana vivía mañanas, tardes y noches anodinas), es la sensación de ser una privilegiada. Continúa leyendo Éramos privilegiados

La sociedad que no amaba a las madres

Mi vuelta al cole ha sido peculiar. Acabo de reincorporarme a mi trabajo (desde el que les escribo) después de casi dos años cuidando de mis cachorros (cachorros, por una crianza mamífera, con contacto, calor y leche, entre otros fluidos corporales que quien críe conoce). En este tiempo he confirmado que la sociedad no ama a las madres. Gustamos porque somos consumidoras, hacemos la compra y ajustamos los presupuestos familiares, trabajemos fuera de casa o no. Pero nuestras necesidades y las de nuestros hijos son obviadas sistemáticamente. Continúa leyendo La sociedad que no amaba a las madres