Bioconstrucción: Las primeras piedras

Cuenta la fábula que había tres cerditos que construyeron una casa cada uno. Uno eligió hacerla de madera; otro, de paja; y el tercero, de ladrillo. Cuando el lobo fue a comérselos, el único refugio seguro que la última. Sin embargo, hay quien prefiere contar el cuento de otra manera y apuesta por las construcciones que aprovechan los recursos que la naturaleza pone a disposición del ser humano, las cuales demuestran ser, según sus arquitectos, tan estables y seguras como las viviendas convencionales, con la ventaja de que necesitan un menor aporte energético externo. Así, conociendo las técnicas de construcción tradicionales y aprovechando las nuevas tecnologías se pueden conseguir viviendas más respetuosas con el medio ambiente. Los dos primeros cerditos no estaban tan equivocados.

Para seguir leyendo, descarga el PDF: Bioconstrucción

(Foto: Rueda Villaverde)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *